“Por un presente y futuro sin hambre, es tiempo de Soberanía Alimentaria”
Published: 31 Mar 2012
Posted in:  FAO
Comments (0) Print Email this
31-3-2012, Radio Mundo Real
Original_lecturafao

Los movimientos sociales y su demanda leída ante la Conferencia Regional de FAO

Julio César Genanlaz fue el encargado de dar lectura a un resumen de los posicionamientos y demandas de los movimientos sociales en la 32ª Conferencia Regional de la FAO que se realizó la pasada semana en Buenos Aires.

La lectura dio cierre a una intensa semana en que los movimientos decidieron ampliar la alianza por Soberanía Alimentaria y redoblaron su intención de hacerse presentes organizadamente en ámbitos de gobernanza global pública como es el caso de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Finalmente el día jueves pasado el mediodía, el integrante de la Federación de Organizaciones Nacionales de Agricultura Familiar (Fonaf) y oriundo de la provincia argentina de San Luis, leyó ante los representantes de los Estados de América Latina y el Caribe, así como de países extra región que sin embargo se hicieron presentes como observadores, una versión resumida de la Declaración de Buenos Aires.

A continuación sus palabras, que pueden escucharse en audio adjunto:

Declaración de la Sociedad Civil III CONFERENCIA ESPECIAL PARA LA SOBERANÍA ALIMENTARIA POR LOS DERECHOS Y POR LA VIDA

En honor al compañero Egidio Brunetto

32ª Asamblea Regional de la FAO

Buenos Aires, 26 de marzo de 2012

Del 22 al 25 de marzo de 2012, el CIP LAC, organizó la III Conferencia Especial para la Soberanía Alimentaria, por los Derechos y por la Vida que antecedió a la 32ª Conferencia Regional de la FAO.

Mujeres y hombres de 20 países, de Movimientos y organizaciones campesinas, de pescadores/as artesanales, de campesinos/as agroecológicos, de agricultores/as familiares, de trabajadores rurales, de jóvenes, de Pueblos Originarios, de afrodescendientes, de pueblos del manglar y redes ambientalistas, nos reunimos para analizar los impactos del modelo capitalista de agricultura, ganadería y pesca y sus efectos sociales, económicos, ambientales, políticos, culturales y climáticos, reivindicando la Soberanía Alimentaria y el Derecho a la Alimentación como plataforma de nuestras luchas, en la construcción de una propuesta para la sociedad en su conjunto.

Agradecemos al pueblo argentino, que en el día 24 de marzo, Día de la Memoria en este país, nos honramos de marchar junto a las Madres de Plaza de Mayo, para exigir Memoria, Verdad y Justicia.

También agradecemos a la Secretaría de Agricultura Familiar de Argentina por el apoyo para la realización de la Conferencia.

La III Conferencia Especial denuncia y rechaza, una vez más, al modelo de producción y consumo hegemónico que continúa generando hambre y pobreza crecientes en el mundo y la región. Éstas no son producto ni de la casualidad ni de la falta de alimentos, sino de un modelo que viola el derecho a la vida digna de las personas y los pueblos y acrecienta la subordinación de la mujer.

La mercantilización de la tierra promocionada entre otros por el Banco Mundial ha seguido impulsando la pérdida de territorios, constituyendo una de las mayores causas de expulsión de campesinos, afrodescendientes y Pueblos Indígenas de sus tierras y comunidades. Asimismo, los pescadores y pueblos del Manglar son expulsados de las zonas costeras.

La disyuntiva actual es, o promover un modelo basado en los agronegocios, los agrocombustibles y en la pesca de gran escala, orientados todos a la exportación y para lucro de unas pocas transnacionales, o bien impulsar la Agroecología y la pesca artesanal en el marco de la Soberanía Alimentaria.

Rechazamos a la denominada “Economía Verde” como salida a las crisis climática y alimentaria.

La recuperación de la autonomía y la Soberanía Alimentaria, cultural y política para los pueblos requiere de políticas y programas que fomenten la agricultura campesina, familiar e indígena, y la pesca artesanal, como garantías para acceder a alimentos saludables, nutritivos, suficientes y culturalmente apropiados, producidos a través de la Agroecología.

Los Estados presentes en esta Asamblea Regional y los de todo el mundo deben entender que el no ejercicio de la Soberanía Alimentaria compromete gravemente su propia soberanía.

Los movimientos sociales también reconocemos avances en la sensibilización, y compromiso de los estados a un cambio de rumbo necesario. En este sentido reconocemos la reforma del Comité de Seguridad Alimentaria (CSA), como una instancia donde el proceso político organizado de los movimientos sociales que luchan por la Soberanía Alimentaria han incidido, es una posibilidad de hacer escuchar nuestra voz.

Otro de los resultados es el proceso de las Directrices Voluntarias de la FAO relativas a la Tenencia de la Tierra, las Pesquerías y los Bosques en el Contexto de la Seguridad Alimentaria Nacional, que esperamos contribuyan al fortalecimiento de las organizaciones en su larga lucha por asegurar el uso y control de los Bienes Naturales, contribuyendo así a erradicar el hambre en el mundo y sus causas profundas.

Sin embargo, queremos señalar aspectos que nos preocupan en este proceso:

Manifestamos nuestro desacuerdo con las conclusiones del reporte final “Dinámicas en el mercado de la tierra en América Latina y el Caribe” que, elaborado por la FAO-ALC, plantea que “el fenómeno del Land Grabbing [acaparamiento de tierras] se encuentra en sus fases iniciales y restringidas sólo a dos grandes países: Argentina y Brasil”.

Lo fundamental no es encontrar la definición adecuada al “acaparamiento de tierras” sino poner fin de manera urgente a un proceso que está expulsando a los pueblos de sus territorios cada día.

Demandamos que la FAO-ALC replantee urgentemente esta posición.

Rechazamos la definición de “Bosques” establecida por la FAO, ya que fomenta el acaparamiento de tierras para establecer grandes extensiones de monocultivos.

Recomendamos:

1. Detener la criminalización de los movimientos sociales y terminar con la militarización de los territorios de los pueblos y comunidades.

2. Detener y condenar el acaparamiento de la tierra y otros bienes naturales e impulsar la implementación de las Directrices relativas a la Tenencia de la Tierra, las Pesquerías y los Bosques junto a las organizaciones de productores de alimentos a pequeña escala, estableciendo plataformas o mesas nacionales participativas para su implementación, monitoreo y evaluación del impacto en la realización del Derecho a la Alimentación Adecuada.

3. La inmediata ratificación por parte de los gobiernos del Convenio 184 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) referente a la salud y seguridad de los trabajadores rurales por los derechos y por la vida, y de la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 45/158, del 18 de diciembre de 1990.

4. Que los gobiernos de la región y la FAO adopten medidas urgentes para restablecer los sistemas alimentarios nacionales de Haití, permitiendo al pueblo de dicha nación recuperar su autonomía. Sin armas, sin tropas y más alimentos soberanos para Haití.

5. Que los Gobiernos, reconociendo a los y las jóvenes como agentes estratégicos para el fortalecimiento de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena y de la Pesca Artesana, destinen recursos para generar políticas y programas de Juventud que posibiliten el arraigo de la juventud en el campo, en las comunidades de los manglares y en las regiones costeras.

6. Que la FAO y los gobiernos mantengan los compromisos adoptados en la Declaración de la Conferencia Internacional de Reforma Agraria y Desarrollo Rural, CIRADR, concretando una Reforma Agraria integral, radical, con la debida consulta y el consentimiento libre, previo e informado de los Pueblos y las comunidades.

7. Que los gobiernos implementen urgentemente medidas políticas concretas para que en el 2014 expresemos con fuerza el Año de la Agricultura Familiar decretado por la ONU, visibilizando y restituyendo el valor de los saberes campesinos e indígenas para alcanzar la Soberanía y Seguridad alimentarias.

8. Que los gobiernos continúen garantizando la participación activa de la Sociedad Civil en las Naciones Unidas y la FAO, para que ésta sea un agente activo en la lucha contra el hambre y la pobreza e impulse el mantenimiento y la recuperación de los modos tradicionales de producción de alimentos, comprometiéndose de manera prioritaria con la realización del Derecho a la Alimentación, en el marco de la Soberanía Alimentaria.

9. Garantizar la inclusión de la posición de la Sociedad Civil en las consultas multisectoriales, donde la Soberanía Alimentaria y la Agroecología son dos reivindicaciones fundamentales de los movimientos sociales especialmente para el Marco Estratégico Mundial (MEM).

10. Que los gobiernos aseguren que en el proceso de reforma de la FAO prime una arquitectura de género igualitaria y permanente, con presupuesto suficiente y con los debidos mecanismos participativos, de consulta y toma de decisiones.

11. Que la FAO inicie un proceso de revisión de su definición de “Bosques”, con la participación efectiva de los pueblos campesinos e indígenas que viven o dependen de dichos ecosistemas.

12. Que la FAO cree y ponga en funcionamiento un departamento o unidad dedicada a la implementación de su Política sobre Pueblos Indígenas y Tribales con presencia en cada estado de América Latina y El Caribe.

13. Que en la Cumbre de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable (“Rio + 20” cuya realización está prevista desde el 20 al 22 de junio de 2012) los Estados de América Latina y El Caribe impulsen un desarrollo debidamente sustentable, no “La Economía Verde” basada en el libre comercio y el mercado global.

Finalmente, queremos comunicar y celebrar públicamente que nos hemos constituido en una Alianza de Movimientos Sociales de América Latina y El Caribe por la Soberanía Alimentaria. Esperando que las FAO regionales y nacionales asuman el compromiso de establecer diálogos y mesas de trabajo con las organizaciones miembros del CIP.

POR LOS DERECHOS Y POR LA VIDA POR UN PRESENTE Y UN FUTURO SIN HAMBRE, ES TIEMPO DE SOBERANÍA ALIMENTARIA

Muchas Gracias

Descargar el MP3